Personas reactivas: características y cómo lidiar con ellas

En algún momento de todas nuestras vidas, todos hemos sido reactivos. Y probablemente fueron las consecuencias de lo que nos motivó a crecer y volverse proactivos. Las personas reactivas generalmente esperan hasta que surjan problemas para abordarlos. Esto se debe a que no se centran lo suficiente en el futuro para ver el potencial del problema o porque no quieren verlo. Esto crea mucho caos y, por lo tanto, abruma sus vidas. La falta de planificación a menudo provocará una sensación de incertidumbre sobre el futuro. Esto puede hacer que algunas personas reactivas sean inmaduras en sus respuestas emocionales a las cosas: la culpa, la frustración y la ira son los resultados.

¿Estás listo para vivir una vida más proactiva y productiva? La primera bebida de productividad del mundo puede ser parte de ella. Visite Magic Mind hoy.

Los beneficios de ser proactivos son que este tipo de personalidad puede enfrentar el futuro con preparación y confianza, lo han planeado. Han visto y determinado cuál será su respuesta, incluso para cosas que están completamente fuera de su control. Esta actitud les ayuda a permanecer compuestos cuando ocurren las inevitables sorpresas. Las personas tienden a confiar y tienen confianza en las personas proactivas.

A veces, las personas proactivas tienen un pie en el ahora y otro en el futuro. Puede evitar que disfruten completamente de la ahora. Y la necesidad de ver lo que viene puede dejar este tipo de personalidad buscando lluvia, incluso lo que brilla el sol, siempre anticipando la próxima crisis. También pueden tener una falta de espontaneidad, haciéndolos un poco predecibles (no necesariamente algo malo).

Las personas que están acostumbradas a apagar incendios todo el tiempo tienden a ser buenas en eso. Las personas reactivas aprenden a ser flexibles y lidiar con las crisis como parte regular de la vida. Esto podría hacer que funcionen bien bajo presión. Este tipo de personalidad se enfrenta rápidamente al problema cuando finalmente está al frente y al centro. No pierden el tiempo preguntándose cómo sucedió o por qué no lo vieron venir.

¿Cuáles son las características de una persona reactiva?

Veamos cuáles son los principales síntomas de esta patología. En primer lugar, una fuerte desconfianza y pérdida de la estima en sí mismos, y a veces la sensación que siempre está a punto de suceder algo malo. Algunas reacciones físicas como amenorrea, dolor de cabeza y dificultad en la digestión y, con frecuencia, se pueden verificar los trastornos del sueño. Otros síntomas son un consiguiente cansancio y trastornos en la alimentación. Finalmente, encontramos apatía, llanto frecuente y un estado de ánimo muy cambiante.

El diagnóstico comienza desde la identificación del evento traumático que comenzó la reacción y, por lo tanto, a la patología. La terapia tiene lugar a través de un tratamiento psicoterapéutico. Se ha demostrado que la psicoterapia es más efectiva que cualquier otro tipo de terapia para aliviar los trastornos de ansiedad y reducir sus consecuencias en el cuerpo. La psicoterapia promueve la recuperación del sujeto, mientras que las drogas ansiolíticas, si, por un lado, oscurecen la percepción de la ansiedad, por el otro, se separan más de experiencias emocionales, incluidas las agradables.

Sin embargo, cuando el curso normal de la vida diaria está influenciada y obstaculizada masivamente por la ansiedad, puede ser necesaria una alianza entre la psicoterapia y la atención farmacológica. La duración del trastorno es extremadamente variable, ya que varía de formas cortas y ligeras hasta formas más agudas que pueden volverse crónicas. Incluso la duración y las formas en que se manifiesta puede variar, ya que todo depende estrictamente y directamente de las características del sujeto, desde la edad hasta el carácter y el contexto, como hemos visto.

¿Cómo describiría a una persona proactiva y una reactiva?

Stephen Covey, estudiando y promoviendo la actitud práctica de la proactividad y la responsabilidad individual de Viktor Frankl, ha diferenciado dos tipos de actitud que son reconocibles en función de dos tipos de lenguaje que usamos para describir las cosas. Las dos actitudes son pasivas (también llamada reactiva de Covey) y la proactiva.

En la actitud pasiva/reactiva en general, decimos que no podemos resolver problemas o actuar de manera diferente para manejar situaciones de otra manera porque no es nuestra culpa, pero creemos que las cosas están determinadas por factores externos. En este sentido, Covey hay tres tipos de explicaciones como «de respuesta»: lo genético, el educativo, el ambiental.

En la explicación genética, por ejemplo, puedo decir que mi impulsividad da un problema en mis relaciones interpersonales, y al mismo tiempo no puedo hacer nada porque lo heredé de mi padre y/o mi abuelo. Lo tengo en ADN, así que no es mi culpa.

La actitud proactiva, por otro lado, no entra en los méritos de la causa de la impulsividad, sino que trata de modificarla. El concepto revelado por Daniel Goleman de inteligencia emocional es famoso. Puedo desarrollar diferentes reacciones emocionales en situaciones y diferentes hábitos en la reaccionamiento. «Si crees que lo haces o no lo haces, tienes razón de todos modos», dijo Henry Ford. En este sentido, el proactivo cree que puede hacer algo y, por lo tanto, trata de hacerlo, aumentando las posibilidades de tener éxito. Aquellos que piensan que no lo hacen, sin embargo, a menudo ni siquiera lo intentan, aumentando las posibilidades de no cambiar las cosas. La explicación genética del comportamiento conduce a esta profecía «autoavvvegasa», que surge de una visión tergiversada de factores hereditarios. Tenemos genes identificados por caracteres físicos como ojos verdes o cabello castaño, no para características intangibles como la pereza y la impulsividad, que podemos considerar el comportamiento o los hábitos de reacción y que, por lo tanto, pueden modificarse.

En la explicación educativa, culpamos nuestros problemas actuales por la educación recibida. Incluso si no se niega una posible influencia de esto, la persona adulta en el enfoque proactivo puede asumir la responsabilidad de cambiar las cosas y superar los problemas actuando de manera diferente, incluso implementando nuevas habilidades.

¿Cómo identifico si soy una persona reactiva o proactiva?

Muchos grandes líderes están unidos por la capacidad de reaccionar a los eventos racionalmente, sin dejarse influenciar por los impulsos y circunstancias ambientales, así como para evitar problemas futuros y necesidades para manejar mejor los cambios: la palabra clave para estos profesionales es la «proactividad». Pero, ¿cómo puede aplicar la proactividad al trabajo, aprender a administrar los eventos en el mejor de los casos y anticiparlos?

En este artículo, descubrirá qué gestión proactiva en el trabajo y las estrategias que se aplicarán para garantizar los beneficios tanto para la compañía para la que trabaja como para su futura carrera. Al estudiar las técnicas utilizadas por los líderes proactivos, puede manejar con previsión los desafíos que se encontrará al frente y superarlas más fácilmente.

En el mundo del trabajo, las habilidades transversales que llaman SO tienen un papel cada vez más central, es decir, un conjunto de rasgos de nuestra personalidad que nos permite reaccionar de cierta manera a los estímulos, tanto en la vida diaria como en el trabajo. Entre estas habilidades blandas encontramos proactividad, una capacidad vinculada a la capacidad de resolver problemas, adaptabilidad y creatividad.

Un trabajador proactivo puede actuar de manera preventiva y no reactiva: esto significa que no espera pasivamente un evento determinado, sino que toma la iniciativa y hace lo que es necesario para evitar el obstáculo. De la misma manera, una persona proactiva no espera pasivamente que otros actúen o proporcionen indicaciones sobre lo que debe hacerse, pero asume su responsabilidad, siempre tratando de evaluar todos los factores en juego e identificar aquellos que dependen de sus acciones. Este análisis constante de los riesgos permite no solo identificar los problemas antes de que ocurran, sino a veces incluso evitarlos por completo.

¿Cómo saber si soy una persona reactiva o proactiva?

¿Qué significa ser «proactivo», en lugar de «reactivo»? ¿Y cómo podemos hacerlo? De esto se trata este artículo.

La palabra «reactiva» implica que no tienes la iniciativa. Dejas que los eventos establecen la agenda. Eres arrojado y girado, por así decirlo, por las mareas de la vida. Cada nueva ola te atrapa por sorpresa. Huffing and Puffing, te apresuras a reaccionar a él para simplemente mantenerte a flote.

En contraste, la imagen que asociamos con la «proactividad» es de gracia bajo estrés. Para quedarse con la analogía anterior, digamos que estás en aguas entrecortadas. Ahora, te ves más a gusto. No es solo que anticipes las olas. Estás en sintonía con ellos. No estás tratando desesperadamente de escapar de ellos; Estás bailando con ellos.

Sería genial bailar con el ritmo de la vida, utilizando el flujo y el flujo de eventos como fuente de energía. ¿Pero es esto solo posible para aquellas personas que están dotadas de una actitud proactiva (o tal vez un «gen proactivo»)?

Creo que ser proactivo no es una cualidad misteriosa que tenemos o no tenemos. Es una forma de lidiar con las cosas que podemos desarrollar y fortalecer.

En pocas palabras, ser proactivo es lo mismo que ser reactivo. La única diferencia es: reacciona con anticipación.

Volvamos al ejemplo de los dos nadadores en los mares entrecortados. La diferencia entre ellos es que el nadador proactivo anticipa que habrá ondas, mientras que la reactiva se sorprende dolorosamente por cada ola.

Artículos Relacionados:

Más posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *