¿Cómo afectan los sentimientos positivos y negativos nuestro bienestar?

  • Sea consciente de cómo se siente. Cuando tienes una emoción negativa, como la ira, trata de nombrar lo que estás sintiendo. Por ejemplo: ¡ese tipo Ian en mi grupo de estudio me enoja tanto! Me pongo tan celoso cuando veo a esa chica/chico con mi ex. Siento miedo cada vez que tengo que pasar por encima de esos matones.
  • No ocultes cómo te sientes de ti mismo. Es posible que no desee transmitir sus sentimientos a otras personas (como su ex, por ejemplo, o ese tipo en su grupo de estudio que lo está haciendo enojar). Pero no suprimas tus sentimientos por completo. Simplemente nombrar la sensación es mucho mejor que fingir no tenerlo, o explotar sin pensar.
  • Sepa por qué se siente como lo hace. Averigüe qué pasó que te hizo sentir como lo haces. Por ejemplo: cada vez que hacemos proyectos grupales, Ian encuentra una manera de tomar todo el crédito por el trabajo de otras personas. Nuestro maestro piensa que Ian es la estrella del equipo, a pesar de que nunca tiene sus propias ideas. Cuando veo a mi ex coquetear con otras personas, me recuerda que todavía tengo sentimientos por él/ella. Aunque los matones no me eligen, veo lo que hacen a otras personas y me preocupa.
  • No culpes. Ser capaz de reconocer y explicar sus emociones no es lo mismo que culpar a alguien o algo por la forma en que se siente. Su ex probablemente no vea a alguien nuevo como una forma de volver a usted, y el tipo que toma crédito por su trabajo ni siquiera se da cuenta de lo que está haciendo. La forma en que te sientes cuando suceden estas cosas provienen del interior de ti. Tus sentimientos están ahí por una razón, para ayudarte a dar sentido a lo que está sucediendo.
  • Acepta todas tus emociones como naturales y comprensibles. No te juzgues por las emociones que sientes. Es normal sentirlos. Reconocer cómo te sientes puede ayudarte a seguir adelante, así que no seas duro contigo mismo.

Una vez que haya procesado lo que siente, puede decidir si necesita expresar su emoción. A veces es suficiente para darse cuenta de cómo te sientes, pero otras veces querrás hacer algo para sentirte mejor.

  • Sea consciente de cómo se siente. Cuando tienes una emoción negativa, como la ira, trata de nombrar lo que estás sintiendo. Por ejemplo: ¡ese tipo Ian en mi grupo de estudio me enoja tanto! Me pongo tan celoso cuando veo a esa chica/chico con mi ex. Siento miedo cada vez que tengo que pasar por encima de esos matones.
  • No ocultes cómo te sientes de ti mismo. Es posible que no desee transmitir sus sentimientos a otras personas (como su ex, por ejemplo, o ese tipo en su grupo de estudio que lo está haciendo enojar). Pero no suprimas tus sentimientos por completo. Simplemente nombrar la sensación es mucho mejor que fingir no tenerlo, o explotar sin pensar.
  • Sepa por qué se siente como lo hace. Averigüe qué pasó que te hizo sentir como lo haces. Por ejemplo: cada vez que hacemos proyectos grupales, Ian encuentra una manera de tomar todo el crédito por el trabajo de otras personas. Nuestro maestro piensa que Ian es la estrella del equipo, a pesar de que nunca tiene sus propias ideas. Cuando veo a mi ex coquetear con otras personas, me recuerda que todavía tengo sentimientos por él/ella. Aunque los matones no me eligen, veo lo que hacen a otras personas y me preocupa.
  • No culpes. Ser capaz de reconocer y explicar sus emociones no es lo mismo que culpar a alguien o algo por la forma en que se siente. Su ex probablemente no vea a alguien nuevo como una forma de volver a usted, y el tipo que toma crédito por su trabajo ni siquiera se da cuenta de lo que está haciendo. La forma en que te sientes cuando suceden estas cosas provienen del interior de ti. Tus sentimientos están ahí por una razón, para ayudarte a dar sentido a lo que está sucediendo.
  • Acepta todas tus emociones como naturales y comprensibles. No te juzgues por las emociones que sientes. Es normal sentirlos. Reconocer cómo te sientes puede ayudarte a seguir adelante, así que no seas duro contigo mismo.
  • Piense en la mejor manera de expresar su emoción. ¿Es este un momento en que necesitas enfrentar suavemente a alguien más? ¿Habla sobre lo que estás sintiendo con un amigo? ¿O trabajar con la sensación yendo a correr? Por ejemplo: no resolverá nada para mostrar mi ira a Ian, ¡incluso puede hacer que se sienta más superior! Pero mis sentimientos me dicen que necesito evitar entrar en otra situación en la que toma el control sobre un proyecto. Mantendré la cabeza en alto alrededor de mi ex, luego pondré algunas canciones tristes y lloraré bien en mi habitación para ayudarme a liberar mis sentimientos y finalmente dejarlo ir. Mi miedo a estar cerca de esos matones es una señal de que han ido demasiado lejos. Quizás debería hablar sobre lo que está pasando con un consejero escolar.
  • Aprende a cambiar tu estado de ánimo. En cierto punto, querrás cambiar de un estado de ánimo negativo a uno positivo. De lo contrario, su pensamiento puede quedarse atascado en lo mal que son las cosas, y eso puede arrastrarlo a sentirse peor. Intenta hacer cosas que te hagan feliz, incluso si no tienes ganas en ese momento. Por ejemplo, es posible que no esté de humor para salir después de una ruptura, pero salir a caminar o ver una película divertida con amigos puede sacarlo de ese espacio negativo.
  • Construir emociones positivas. Los sentimientos positivos crean una sensación de felicidad y bienestar. Haz que sea un hábito de notar y concentrarte en lo que es bueno en tu vida, incluso las pequeñas cosas, como los elogios que tu padre te dio por arreglar sus estanterías o lo genial que te gustó la ensalada para el almuerzo. Notar las cosas buenas, incluso cuando te sientes mal, puede ayudarte a cambiar el equilibrio emocional de negativo a positivo.
  • Buscar apoyo. Hable sobre cómo se siente con un padre, un adulto de confianza o un amigo. Pueden ayudarlo a explorar sus emociones y darle una nueva forma de pensar sobre las cosas. Y nada te ayuda a sentirte más entendido y preocupado que el apoyo de alguien que te ama por lo que eres.
  • Ejercicio. La actividad física ayuda al cerebro a producir productos químicos naturales que promueven un estado de ánimo positivo. El ejercicio también puede liberar la acumulación de estrés y ayudarlo a mantenerse atrapado en sentimientos negativos.
  • A veces, no importa lo que hagas, no puedes sacudir una emoción difícil. Si te encuentras atrapado en sentimientos de tristeza o preocupación por más de un par de semanas, o si te sientes tan molesto que crees que puedes lastimarte a ti mismo u otras personas, es posible que necesite ayuda adicional.

    Hable con un consejero escolar, padre, adulto de confianza o terapeuta. Los consejeros y terapeutas están capacitados para enseñar a las personas cómo salir de las emociones negativas. Pueden proporcionar muchos consejos e ideas que lo ayudarán a sentirse mejor.

    ¿Cuáles son los sentimientos negativos?

    Es importante distinguir entre lo que es una emoción y qué es un sentimiento. Si bien los dos están interconectados, hay una mayor diferencia de lo que puede darse cuenta. Definitivamente es algo que me sorprendió cuando comencé con mi investigación.

    Emociones: las emociones se consideran respuestas de «nivel inferior». Primero ocurren en las áreas subcorticales del cerebro, como la amígdala y las cortezas prefrontales ventromediales. Estas áreas son responsables de producir reacciones bioquímicas que tienen un impacto directo en su estado físico.

    Las emociones se codifican en nuestro ADN y se cree que se han desarrollado como una forma de ayudarnos a responder rápidamente a diferentes amenazas ambientales, al igual que nuestra respuesta de «lucha o vuelo». También se ha demostrado que la amígdala juega un papel en la liberación de neurotransmisores que son esenciales para la memoria, por lo que los recuerdos emocionales a menudo son más fuertes y más fáciles de recordar.

    Sentimientos: las emociones se consideran sentimientos anteriores, que tienden a ser nuestras reacciones a las diferentes emociones que experimentamos. Cuando las emociones pueden tener una experiencia más generalizada en todos los humanos, los sentimientos son más subjetivos y están influenciados por nuestras experiencias e interpretaciones personales de nuestro mundo en función de esas experiencias.

    Los sentimientos ocurren en las regiones neocorticales del cerebro y son el siguiente paso en cómo respondemos a nuestras emociones como individuo. Debido a que son tan subjetivos, no se pueden medir como pueden las emociones.

    ¿Cuáles son los sentimientos positivos?

    En este artículo, el autor describe una nueva perspectiva teórica sobre las emociones positivas y sitúa esta nueva perspectiva dentro del campo emergente de la psicología positiva. La teoría de ampliación y construcción plantea que las experiencias de emociones positivas amplían los repertorios momentáneos de acción pensativa de las personas, que a su vez sirve para desarrollar sus recursos personales duraderos, que van desde recursos físicos e intelectuales hasta recursos sociales y psicológicos. Se revisa la evidencia empírica preliminar que respalda la teoría de ampliación y construcción, y se identifican preguntas empíricas abiertas que quedan por probar. La teoría y los hallazgos sugieren que la capacidad de experimentar emociones positivas puede ser una fuerza humana fundamental central para el estudio del florecimiento humano.

    La misión de la psicología positiva es comprender y fomentar los factores que permiten florecer individuos, comunidades y sociedades (Seligman y Csikszentmihalyi, 2000). ¿Qué papel juegan las emociones positivas en esta misión? En primera consideración, la respuesta parece simple: las emociones positivas sirven como marcadores de floreciente u óptimo de bienestar. Ciertamente, los momentos en la vida de las personas caracterizados por experiencias de emociones positivas, como alegría, interés, satisfacción, amor y similares, son momentos en los que no están plagados de emociones negativas, como ansiedad, tristeza, ira y desesperación. De acuerdo con esta intuición, se ha demostrado que el equilibrio general de las emociones positivas y negativas de las personas predice sus juicios de bienestar subjetivo (Diener, Sandvik y Pavot, 1991). Sobre la base de este hallazgo, Kahneman (1999) sugirió que la «felicidad objetiva» se puede medir mejor mediante el seguimiento (y luego agregando) las experiencias momentáneas de las personas de los buenos y malos sentimientos (pero ver Fredrickson, 2000c). Según estas perspectivas, las emociones positivas señalan que florecen. Pero esta no es toda la historia: las emociones positivas también producen florecimiento. Además, lo hacen no simplemente dentro del momento presente, agradable, sino también a largo plazo. El mensaje para llevar a casa es que vale la pena cultivar emociones positivas, no solo como los estados finales en sí mismos, sino también como un medio para lograr el crecimiento psicológico y mejorar el bienestar con el tiempo.

    Una revisión de las perspectivas actuales sobre las emociones, el afecto y sus respectivas funciones proporciona un telón de fondo importante. Sigue una revisión selectiva.

    Las definiciones de trabajo de emociones y el afecto varían un poco entre los investigadores. Sin embargo, a pesar del debate en curso (por ejemplo, Diener, 1999; Ekman y Davidson, 1994), está surgiendo el consenso de que las emociones no son solo un subconjunto de la clase más amplia de fenómenos afectivos. Las emociones, de acuerdo con esta perspectiva, se conceptualizan mejor como tendencias de respuesta multicomponente que se desarrollan en tramos de tiempo relativamente cortos. Por lo general, una emoción comienza con la evaluación de un individuo del significado personal de algún evento antecedente. Este proceso de evaluación puede ser consciente o inconsciente, y desencadena una cascada de tendencias de respuesta manifiesta a través de sistemas de componentes libremente acoplados, como experiencia subjetiva, expresión facial, procesamiento cognitivo y cambios fisiológicos.

    ¿Cuántas emociones positivas hay?

    En comparación con los hallazgos neurofisiológicos bien documentados sobre las emociones negativas, se sabe mucho menos sobre las emociones positivas. En el presente estudio, exploramos los correlatos del EEG de diez emociones positivas diferentes (alegría, gratitud, serenidad, interés, esperanza, orgullo, diversión, inspiración, asombro y amor). Se invitó a un grupo de 20 participantes a ver 30 clips de cortometrajes con sus EEGS grabados simultáneamente. Se encontraron patrones topográficos distintos para diferentes emociones positivas para los coeficientes de correlación entre las clasificaciones subjetivas en las diez emociones positivas por clip de película y las potencias espectrales EEG correspondientes en diferentes bandas de frecuencia. Basado en las similitudes de las calificaciones de los participantes sobre las diez emociones positivas, estas emociones se agruparon en tres grupos representativos, como ‘aliento’ por asombro, gratitud, esperanza, inspiración, orgullo, ‘juego’ por diversión, alegría, interés, interés, y ‘armonía’ por amor, serenidad. Utilizando las potencias espectrales del EEG como características, tanto la clasificación binaria en las calificaciones más altas como más bajas en estas emociones positivas y la clasificación binaria entre los tres grupos de emociones positivas, lograron precisiones de aproximadamente el 80% o más. Hasta donde sabemos, nuestro estudio proporciona la primera evidencia sobre los correlatos de EEG de diferentes emociones positivas.

    La emoción es uno de los campos más activos y atractivos de la psicología. En comparación con los estudios extensos y detallados de las emociones negativas como la depresión, el miedo, la ira, etc., las emociones positivas, sin embargo, se investigan mucho menos. En los últimos años, el surgimiento de la psicología positiva ha inspirado a los investigadores hacia la exploración de emociones positivas (Fredrickson, 2013), apuntando a una comprensión más equilibrada de las emociones humanas (Seligman, 2002; Seligman y Csikszentmihalyi, 2014).

    Se ha sugerido que las emociones positivas son más que la contraparte de las emociones negativas en la vida diaria de las personas. En el trabajo seminal de Fredrickson y Levenson (1998) y Fredrickson (2001), se proponen emociones positivas para ampliar los repertorios de acción de pensamiento momentáneos de las personas, que con el tiempo sirve para desarrollar sus habilidades y recursos personales duraderos. De hecho, los estudios han demostrado que la capacidad cognitiva momentánea de las personas, como el alcance atencional, se amplió cuando se preparó con estímulos de emociones positivas (Fredrickson y Branigan, 2005). Las personas con un mayor nivel de emociones positivas autoinformadas están asociadas con una mayor capacidad para comprender las emociones de los demás, lo cual es una habilidad crítica para construir la cooperación (Eisenberg y Miller, 1987; Zaki et al., 2008). En consecuencia, se ha informado que las emociones positivas son críticas para el funcionamiento social adaptativo, como el fomento de la relación, el compromiso de mantener, etc. (Berry y Hansen, 1996; Gonzaga et al., 2001; Gruber et al., 2011; Rand et al. ., 2015).

    A pesar de la importancia conductual de las emociones positivas, sus mecanismos fisiológicos aún no se pueden dilucidar. En comparación con las emociones negativas, generalmente se cree que las emociones positivas provocan menos reactividad, si es que lo hacen (Ekman et al., 1983; Cacioppo et al., 2000). Por ejemplo, se ha demostrado que las emociones positivas no provocaron respuestas cardiovasculares significativas en comparación con una línea de base en reposo, pero fueron capaces de «deshacer» los efectos fisiológicos de las emociones negativas, lo que permitió una recuperación más rápida de las emociones negativas (Fredrickson y Levenson, 1998 ). Mientras tanto, hay algunos otros estudios que informan respuestas fisiológicas significativas a estímulos emocionales positivos, tanto en entornos de laboratorio (Giuliani et al., 2008; Kreibig, 2010) como en entornos diarios (Picard et al., 2001; Picard, 2010). Además, los hallazgos en las regiones del cerebro responsables del procesamiento de emociones positivas son mucho menos consistentes que las de las emociones negativas (Vytal y Hamann, 2010; Hamann, 2012). Solo se ha informado un tipo de emoción positiva, es decir, la felicidad, en los metanálisis recientes, con solo activaciones confiables sobre la corteza cingulada anterior rostral en los estudios (Vytal y Hamann, 2010). La ausencia de otras emociones positivas se explicó parcialmente por el número limitado de estudios sobre estos sujetos (Lench et al., 2011).

    ¿Cuáles son las 10 emociones negativas más importantes?

    Nuestra capacidad para manejar las emociones puede hacer o romper nuestra vida. Desafortunadamente, no hay escuela o universidad que nos enseñe cómo manejar las emociones. Utilizamos un método de prueba y error para aprender emociones y la mayoría de las veces fallamos miserablemente en nuestros intentos. La mayoría de las personas desarrollaron inconscientemente sus reacciones emocionales basadas en cómo sus padres, familiares y amigos reaccionaron a emociones particulares.

    Todos debemos vivir en un estado de conciencia sobre las emociones que experimentamos regularmente. Aquí hay una lista de emociones y las señales que nos dan estas emociones. Debemos consentir más para empoderar las emociones y minimizar nuestra exposición a las que no funcionan. Sin embargo, domina las emociones desagradables al reconocerlas y tomar medidas masivas para curar las áreas problemáticas a las que lo están dirigiendo.

    Cada emoción negativa o desagradable es una señal hacia un problema que debe ser rectificado. Las emociones son nuestros amigos si aprendemos a interpretarlas correctamente.

    Miedo: el miedo señala que necesitas desarrollar algunas habilidades para avanzar al siguiente nivel. Vives en tu zona de confort y tienes miedo de perder lo que posees.

    Duda: debe usar su razonamiento e intuición para dar el paso correcto. La duda es una señal que necesita aprender e investigar más sobre el tema.

    CURPA: La culpa alude a las promesas que estás rompiendo. Todos hacemos algunas promesas a nosotros mismos y a los demás. Cuando rompemos nuestras propias promesas o la confianza de las personas en nuestras vidas, experimentamos culpa.

    Artículos Relacionados:

    Más posts relacionados:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *