Test para medir las emociones: una nueva forma de comprender cómo te sientes

La inteligencia emocional (EI) surgió en la década de 1990 como una construcción basada en la capacidad análoga a la inteligencia general. Sin embargo, en las últimas 3 décadas más, han surgido formas conceptualmente distintas de EI (a menudo denominadas «rasgo EI» y «EI de modelo mixto») junto con una gran cantidad de herramientas psicométricas diseñadas para medir estas formas. Actualmente se han desarrollado más de 30 medidas de IE ampliamente utilizadas diferentes. Aunque existe cierta claridad dentro del campo EI con respecto a los tipos de IE y sus respectivas medidas, aquellos externos al campo se enfrentan con una literatura EI aparentemente compleja, terminología superpuesta y múltiples medidas publicadas. En este documento buscamos brindar orientación a los investigadores y profesionales que buscan utilizar la IE en su trabajo. Primero proporcionamos una descripción general de las diferentes conceptualizaciones de EI. Luego proporcionamos un conjunto de recomendaciones para profesionales e investigadores sobre las medidas más apropiadas de IE para una variedad de propósitos diferentes. Brindamos orientación tanto sobre cómo seleccionar como usar diferentes medidas de IE. Concluimos con una revisión exhaustiva de las principales medidas de IE en términos de estructura de factores, confiabilidad y validez.

El propósito de este artículo es revisar las medidas importantes y ampliamente utilizadas de inteligencia emocional (EI) y hacer recomendaciones con respecto a su uso apropiado. Este artículo está escrito principalmente para académicos y profesionales que actualmente no son expertos en EI pero que están considerando utilizar la IE en su investigación y/o práctica. Por lo tanto, para facilitar la lectura, comenzamos este artículo con una introducción a los diferentes tipos de IE, seguido de un breve resumen de diferentes medidas de EI y sus respectivas facetas. Luego proporcionamos un conjunto detallado de recomendaciones para investigadores y profesionales. Las recomendaciones se centran principalmente en elegir entre construcciones de EI (habilidad EI, rasgo EI, modelos mixtos) y elegir entre pruebas específicas. Tenemos en cuenta los factores como la longitud de la prueba, el número de facetas medidas y si las pruebas están disponibles gratuitamente. En consecuencia, también brindamos recomendaciones tanto para los usuarios dispuestos a comprar pruebas como para aquellos que prefieren utilizar medidas disponibles gratuitamente.

En nuestra revisión detallada de la literatura, nos centramos en un conjunto de medidas ampliamente utilizadas y resumimos evidencia de su validez, confiabilidad y base conceptual. Nuestra revisión incluye estudios que se centran exclusivamente en las propiedades psicométricas de las medidas de IE, así como los estudios realizados en entornos aplicados, particularmente entornos de atención médica. Incluimos tablas integrales que resumen los estudios empíricos clave en cada medida, en términos de su diseño de investigación y los principales hallazgos. Nuestra revisión incluye medidas académicas y/o comerciales, así como aquellas que están disponibles libremente o requieren pago. Para ayudar a los usuarios a acceder a las medidas, incluimos enlaces web para completar los cuestionarios de EI para medidas disponibles gratuitamente y en sitios web y/o elementos de ejemplo para medidas con derechos de autor. Para los lectores interesados ​​en las revisiones relacionadas principalmente con construcciones de EI, teoría y resultados en lugar de medidas específicamente de EI, recomendamos una serie de publicaciones recientes de alta calidad (por ejemplo, Kun y Demetrovics, 2010; Gutiérrez-Cobo et al., 2016). Además, para los lectores interesados ​​en una revisión de medidas sin las amplias recomendaciones que proporcionamos aquí, recomendamos el capítulo de Siegling et al. (2015).

La EI surgió como una importante construcción psicológica a principios de la década de 1990, donde se conceptualizó como un conjunto de habilidades en gran medida análoga a la inteligencia general. Salovey y Mayer (1990) realizó un trabajo influyente temprano en EI, quienes definieron la IE como «la capacidad de monitorear los sentimientos y emociones de uno y de los demás, para discriminar entre ellos y usar esta información para guiar el pensamiento y las acciones» (p. 189). Argumentaron que los individuos con alto contenido de IE tenían ciertas habilidades emocionales y habilidades relacionadas con la evaluación y la regulación de las emociones en el yo y los demás. En consecuencia, se argumentó que los individuos altos en EI podrían percibir con precisión ciertas emociones en sí mismas y en otras (por ejemplo, ira, tristeza) y también regular las emociones en sí mismas y otras para lograr una variedad de resultados adaptativos o estados emocionales (por ejemplo, motivación, motivación , pensamiento creativo).

Sin embargo, a pesar de tener una definición clara y una base conceptual, la investigación temprana sobre EI se caracterizó por el desarrollo de múltiples medidas (por ejemplo, Bar-on, 1997a, B; Schutte et al., 1998; Mayer et al., 1999) con variables Grados de similitud (ver Van Rooy et al., 2005). Una causa de esta proliferación fueron las oportunidades comerciales que tales pruebas ofrecieron a los desarrolladores y las dificultades que enfrentan los investigadores que buscan obtener medidas protegidas por derechos de autor (consulte la Sección Mixta EI para un resumen de las medidas comerciales). Otra causa de esta proliferación fue la dificultad de que los investigadores enfrentaron en el desarrollo de medidas con buenas propiedades psicométricas. Una discusión exhaustiva de este tema está más allá del alcance de este artículo (ver Petrides, 2011 para obtener más detalles), sin embargo, un desafío claro que enfrenta los primeros desarrolladores de pruebas EI fue construir preguntas centradas en la emoción que podrían calificarse con criterios objetivos. En comparación con las medidas de capacidad cognitiva que tienen respuestas objetivamente correctas/incorrectas (por ejemplo, problemas matemáticos), los elementos diseñados para medir las habilidades emocionales a menudo dependen del juicio experto para definir las respuestas correctas, lo que es problemático por múltiples razones (Roberts et al., 2001; Maul, 2012).

¿Qué test mide las emociones?

La mayoría de las personas están familiarizadas con el concepto de IQ, o «cociente inteligente», como en «pruebas de coeficiente intelectual». Pero menos personas están familiarizadas con el concepto de IE o «inteligencia emocional». También hay pruebas para EI desarrolladas recientemente, aunque gran parte de la ciencia y la metodología aún se debaten.

Pero primero, ¿qué es la inteligencia emocional (EI)? Según los principales investigadores en el campo, la IE se refiere a «las diferencias individuales en la percepción, procesamiento, regulación y utilización de información emocional». Como podría intuir naturalmente, la IE juega un papel importante en nuestra vida cotidiana, afectando nuestra salud (mental y física), las relaciones y el éxito en nuestra vida laboral.

Siga leyendo para obtener más información sobre EI y pruebas para medir la IE y para qué pueden usarse.

Nos basamos en la inteligencia emocional (EI) para determinar cómo nos sentimos y los demás. Identificado por primera vez en 1964 por Michael Beldoch, fue ignorado en gran medida en la comunidad científica hasta más recientemente.

EI depende de tres componentes para la identificación de emociones: conciencia, aplicación y gestión. Al reconocer, reflejar y trabajar para regular las emociones en nosotros mismos y en los demás, podemos actuar de manera que nos beneficien a nosotros mismos y a los demás a nivel emocional.

Cuando somos niños, tendemos a identificar un momento adecuado para llorar según nuestras experiencias. Aunque nuestra inteligencia emocional está menos desarrollada, se está desarrollando constantemente a medida que crecemos y estamos socializados.

Aquellos que tienen altos niveles de inteligencia emocional pueden equivocarse como simplemente «sobreemocionales» o «demasiado sensibles». En realidad, una EI alta es una fortaleza y nos permite navegar en situaciones emocionales difíciles de manera efectiva. Las personas que tienen una EI alta tienden a ser mejores líderes, funcionan mejor en el trabajo y tienen una salud mental más estable.

¿Cómo saber cómo me siento emocionalmente?

En mi familia, yo era el «emocional». Incluso cuando niño recuerdo haber lanzado berrinches enojados cuando las cosas no salieron a mi manera, llorando cuando me lastimé o asusté, corriendo por la casa con alegría y alegría. Mis sentimientos fueron grandes y rápidos y avanzaron rápidamente, dejando a mis padres un poco desconcertados, haciendo todo lo posible para responder. Muchos altibajos emocionales continuaron hasta la edad adulta, y si me hubieras preguntado entonces si supiera cómo sentir mis sentimientos, mi respuesta habría sido «¡por supuesto!»

Tenía sentimientos. Rodearon en el fondo con diferentes grados de conciencia. Empugué un poco sin siquiera saberlo. Otros se derramaron inesperadamente. A menudo actuaba mis sentimientos de manera que no siempre fueron útiles. Pero realmente no sabía cómo sentir hábilmente mis sentimientos.

Esta habilidad sutil y desafiante no es natural, pero se puede aprender. Sin ella, estamos realmente a los caprichos de nuestro clima emocional, incapaces de conocernos a nosotros mismos y sin una brújula sólida por elegir nuestras acciones sabiamente.

La función de la emoción es impulsar un comportamiento rápido (no sentir)

De la investigación de neurociencia afectiva está claro que las emociones están conectadas a nuestro sistema de motivación evolutiva. Los sentimientos indican cómo estamos leyendo el entorno, y están diseñados para movilizar e impulsar una respuesta conductual adaptativa.

¿Cómo se siente emocionalmente?

¿Alguna vez has dicho que tenías «pies fríos», «una reacción intestinal» o «un escalofrío por la columna vertebral»? Probablemente no pensaste nada de eso, pero esos clichés tienen más verdad de lo que piensas. El mapeo del cuerpo emocional puede mostrarle por qué.

De la misma manera, la ansiedad y la depresión pueden causar síntomas físicos, las emociones pueden «sentir» que se están acumulando en una o más partes de su cuerpo. Los sentimientos son nuestra forma principal de interactuar con el mundo, sin embargo, muchos de nosotros no detenemos y desentrañamos cómo nos impactan.

Si alguna vez ha tenido problemas para nombrar una emoción, comprender el concepto de sentimientos físicos y dónde viven puede ayudarlo a sentirse más en sintonía con su cuerpo.

El mapeo corporal puede no ser una solución concreta para todos, pero si alguna vez ha necesitado un poco de ayuda para descifrar sus sentimientos, este podría ser un buen lugar para comenzar. Además, hablamos con los terapeutas somáticos para obtener consejos sobre la sintonización cuando esté listo para conectarse mejor con su cuerpo.

Es posible que haya oído hablar de la rueda de emoción, que puede ayudarlo a clasificar las emociones para comprender mejor lo que está sintiendo. El mapeo del cuerpo emocional es otra opción y, como con la rueda, su eficacia depende de la persona.

La investigación sobre el mapeo corporal es limitada hasta ahora. Enrico Glerean, el experto en computación y estadística para dos estudios sobre mapeo corporal, dice que los investigadores están «recopilando algunos datos más, pero los experimentos aún están en progreso, por lo que es demasiado temprano para los resultados preliminares».

Así que piense en el mapa del cuerpo como una herramienta que, como los medicamentos, no es de talla única. Es solo una pieza en un kit más grande para aprender a comunicarse con su cuerpo.

¿Cómo sabes cómo me siento?

Antes de decir: «Sé cómo te sientes» a alguien que pasa por un momento difícil, considere cómo podría afectar a esa persona.

Escuchar «Sé cómo te sientes» puede hacer que una persona sienta que no estás escuchando, o que no entiendes. Incluso si tiene las mejores intenciones, no puede saber exactamente cómo se siente otra persona. Es importante recordar que la forma en que se siente acerca de una muerte en la familia, un divorcio o la pérdida de su trabajo es diferente de la forma en que otros se sienten sobre eventos similares en sus vidas.

Además de usar algunas de las frases anteriores en el lugar de «Sé cómo te sientes», siempre es una buena idea preguntarle a la persona que te importa cómo se siente. Dejarles hablar y escuchar su experiencia única, siempre va más allá de comparar su situación con la suya.

Cake ofrece a sus usuarios formularios en línea de bricolaje para completar sus propios testamentos y
Contenido educativo generalizado sobre voluntades. No somos abogados y no le proporcionamos legal
consejo. A muchos usuarios se servirían mejor consultar a un abogado que usar un hecho de usted mismo en línea
forma. Las tarifas por el consejo de un abogado no deben compararse con las tarifas de hacer usted mismo en línea
formas. No podemos darle consejos personalizados sobre su situación o necesidades, lo que requeriría el servicio
de un abogado real. Cualquier información que proporcione al pastel y todas las comunicaciones entre usted y el pastel,
no están protegidos por un privilegio abogado-cliente y, en cambio, están gobernados por nuestra Política de privacidad. El uso de cualquier formulario u otro servicio en nuestro sitio web es
sujeto a nuestros términos de uso.

Artículos Relacionados:

Más posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *